Fecundación in Vitro con óvulos propios y semen de la pareja

///Fecundación in Vitro con óvulos propios y semen de la pareja
Fecundación in Vitro con óvulos propios y semen de la pareja 2017-12-22T17:03:02+00:00

La fecundación in vitro con óvulos propios y semen de la pareja se conoce como fecundación in vitro propia ya que en ella no interfiere material genético de terceros, sino que solo participan los dos miembros de la pareja en cuestión.

Se trata de una técnica realizada en laboratorio que consiste en extraer óvulos de la mujer y fecundarlos con el semen de su pareja para después introducirlos en el útero con el fin de que sigan su proceso de gestación. Para ello, es necesario analizar el semen y confirmar que es viable.

Fecundación in Vitro con óvulos propios y semen de la pareja

Fecundación in Vitro con óvulos propios y semen de la pareja

Nosotros le llamamos

Contacto

Para quien esta recomendado

Estamos ante una técnica recomendada para casos en los que no hay cantidad suficiente de espermatozoides para llevar a cabo una inseminación artificial, en los que las trompas de Falopio están obstruidas o dañadas o en los que se han realizado varios intentos de inseminación artificial sin éxito. En definitiva, hablamos de ayudar a una pareja a cumplir su sueño mediante una técnica con una probabilidad de embarazo cercana al 60%.

Fases

1

Fase 1 control y estimulación de los ovarios

El primer paso cuando se quiere llevar a cabo una fecundación de este tipo consiste en estimular los ovarios mediante hormonas. La razón es la siguiente: normalmente, durante un ciclo menstrual solo se desarrolla un óvulo al mes, y para la fecundación in vitro es deseable contar con varios óvulos maduros. Esta fase suele llevar de dos a tres horas.

Fase 2 extracción de los óvulos y fecundación in vitro

Una vez estimulados los óvulos, se realiza una punción y se extraen mediante aspiración. Para evitar molestias, esta intervención se lleva a cabo bajo sedación. Tras extraerlos, se mantienen unas horas en cultivo y se prepara el semen aislando los espermatozoides móviles. Cuando todo está preparado, se introduce un espermatozoide en cada óvulo y se mantienen en incubación durante dos o tres días, aunque al día siguiente de la extracción e inyección ya se sabrá cuántos han fecundado.

2
3

Fase 3 transferencia

Pasados esos dos o tres días, los óvulos ya son preembriones y pueden ser transferidos al útero de la mujer, por lo que se seleccionan los mejores y se transfieren mediante un catéter, sin necesidad de anestesia. Hay que decir que la ley permite transferir hasta tres preembriones, aunque la media es de dos. Lo normal es que solo uno de ellos se implante en el útero, pero en ocasiones lo hacen más de uno y se produce un embarazo múltiple.

Fase 4 criopreservación

Cuando el proceso ha terminado, los preembriones que no han sido transferidos se congelan con nitrógeno líquido y se almacenan, de modo que si no se consigue el embarazo se puedan utilizar para un nuevo intento, en el que ya no será necesario extraer los óvulos gracias al hecho de tenerlos almacenados.

4