Fecundación in Vitro con óvulos propios y semen de donante

///Fecundación in Vitro con óvulos propios y semen de donante
Fecundación in Vitro con óvulos propios y semen de donante 2017-12-22T17:03:02+00:00

La fecundación in vitro con óvulos propios y semen de donante es una de las técnicas de fecundación in vitro en las que interviene una tercera persona ajena a la pareja o mujer interesada en la gestación.

Es una técnica de laboratorio en la que se extraen los óvulos de la mujer que quiere ser madre, son fecundados con semen de un donante anónimo y se vuelven a introducir en el útero para seguir con el proceso de gestación.

Para que el semen sea apto, el donante ha de pasar por un completo estudio médico antes de todo este proceso.

Fecundación in Vitro con óvulos propios y semen de donante

Fecundación in Vitro con óvulos propios y semen de donante

Nosotros le llamamos

Contacto

Para quien esta recomendado

Este tipo de fecundación in vitro está recomendada para madres solteras, mujeres cuya pareja es otra mujer, o aquellos casos en los que se ha intentado varias veces sin éxito la fecundación in vitro con semen de la pareja. Se trata de una técnica de fecundación cuyos porcentajes de éxito rondan el 60%.

Fases

1

Fase 1 control y estimulación de los ovarios

En esta primera fase se trata de estimular con hormonas los ovarios y controlar mediante ecografías su desarrollo hasta llegar al número y tamaño adecuado. Este proceso es necesario ya que, normalmente, en el ciclo menstrual solo se desarrolla un óvulo al mes, mientras que para esta técnica es deseable contar con varios óvulos. Esta fase dura entre dos y tres horas.

Donación de semen

La muestra de semen con la que se realiza la fecundación proviene de un donante que debe reunir los siguientes requisitos: ser mayor de edad, dar su consentimiento por escrito, ser anónimo y someterse a análisis de semen, sangre y orina, a una exploración general, a un estudio de enfermedades de transmisión sexual y a un examen psicológico. Mediante estas pruebas se constata también que la calidad del semen sea la adecuada. Además, el semen se mantiene congelado durante seis meses antes de la fecundación como precaución (para evitar el periodo ventana de algunas enfermedades de transmisión sexual).

2
3

Fase 3 extracción de los óvulos y fecundación in vitro

Después de haberlos estimulado, se lleva a cabo una punción y posterior aspiración de los óvulos, intervención que se realiza bajo sedación para evitar cualquier tipo de molestia a la paciente. Cuando han sido extraídos, se colocan durante unas horas en cultivo mientras se prepara el semen para aislar a los espermatozoides móviles. Una vez está todo preparado, se introduce un espermatozoide en cada óvulo y se mantienen en incubación.

Fase 4 transferencia

Al día siguiente de llevar a cabo el proceso anterior, ya se sabrá cuáles de ellos han fecundado y en dos o tres días estos se convertirán en preembriones. De entre estos preembriones se seleccionan los mejores y se transfieren al útero mediante un catéter, sin necesidad de anestesia. La ley permite transferir un máximo de tres preembriones, aunque la media suele ser dos. Normalmente, solo uno se implanta en el útero; cuando lo hacen más de uno se da un embarazo múltiple.

4
5

Fase 4 criopreservación

Los preembriones que no hayan sido transferidos al útero de la mujer se congelan, lo que asegura más oportunidades de realizar el proceso en el futuro si no se consiguen resultados. Además, en esas posibles siguientes oportunidades, la mujer se ahorra toda la primera fase, pues no es necesaria la estimulación ni la extracción de óvulos gracias a que ya se encuentran almacenados.