Ecógrafo digital Ultrasonix Touch Q+

//Ecógrafo digital Ultrasonix Touch Q+

Ecógrafo digital Ultrasonix Touch Q+

Cuando llevamos mucho tiempo tratando de tener un hijo de forma natural y el embarazo no llega, es lógico que empecemos a pensar en ponernos en manos de un especialista que nos pueda ayudar a lograr nuestro objetivo. A la hora de elegir un centro donde realizar un tratamiento de Reproducción Asistida, es fundamental que éste venga acompañado de la mejor calidad asistencial y un equipo técnico de última generación que optimice las posibilidades de éxito. En este sentido, los Dres. Nuria López Velasco y Daniel Ordóñez Pérez, de la Unidad de Reproducción Humana Asistida del complejo hospitalario Ruber Juan Bravo – Grupo Quirónsalud, nos explican por qué su tasa de éxito es tan elevada y como ha colaborado en ello el poder contar con un ecógrafo de última generación como es el Ecógrafo digital Ultrasonix Touch Q+, el único en España que permite el recuento automático de folículos.

¿Qué supone este recuento automático y cómo nos ayuda?

Es fundamental que al realizar un recuento de folículos antrales en el ovario (folículos entre 2 y 10 mm), sea lo más exacta posible para la valoración de la reserva ovárica y la respuesta funcional del ovario. Esto permite predecir que pacientes van a responden de manera escasa o excesiva al tratamiento hormonal con gonadotropinas y así poder ajustar de manera eficiente la dosis e informar de sus posibilidades reales de éxito.

Por otra parte, el seguimiento del crecimiento de los folículos en la fase de estimulación cuando una paciente se encuentra durante un tratamiento de reproducción es imprescindible para conocer la evolución favorable del mismo.

Las mediciones con este nuevo ecógrafo son altamente fiables y reproducibles, y reducen la variabilidad interobservador que se ha estimado hasta en un 20% en las mediciones a través de un ecógrafo convencional.

De esta manera conseguimos que el seguimiento del crecimiento de los folículos durante la estimulación ovárica sea mucho más objetivo y preciso, adecuando el momento de realizar la punción folicular. Optimizamos al máximo el número de ovocitos que podemos obtener de una paciente y reducimos el número de ovocitos inmaduros obtenidos por ciclo. De esta manera hemos logrado los mejores resultados por tratamiento de una manera más reproducible y científica y consecuentemente aumentamos las tasas de embarazo por paciente en un proceso mucho más personalizado.

Incorporación de la tecnología 3D

Esta nueva tecnología facilita la evaluación del útero de manera global, lo que aporta información de gran utilidad para diagnosticar ciertas patologías específicas que pueden comprometer la fertilidad, como miomas uterinos, pólipos endometriales, adenomiosis, malformaciones uterinas y sinequias o adherencias uterinas que pueden llegar a pasar desapercibidas mediante un ecógrafo convencional 2D. De hecho, los miomas uterinos son muy frecuentes y se calcula que un 3% de las pacientes son estériles sólo a causa de los mismos.

La tecnología 3-4D nos permite realizar un diagnóstico más preciso de las malformaciones uterinas y evitar la necesidad de emplear otras pruebas más invasivas. Permite diferenciar el útero doble, arcuato, en T, septo y bicorne.

Especialmente el útero septo se relaciona con abortos y fallos de implantación.

Además, podemos valorar correctamente las distintas capas del útero, especialmente la zona de transición entre el endometrio y el miometrio (junctional zone). De esta manera logramos sospechar factores causales en los que no se logra un adecuado desarrollo endometrial, lo que es imprescindible para la implantación embrionaria, y poder corregirla en nuestro propio centro.

En definitiva, se puede afirmar que el ecógrafo digital permite un importante avance de calidad asistencial mejorando el diagnóstico, la personalización y el seguimiento de las pacientes, lo que contribuye a poder mejorar aún más, unas tasas de embarazo que hasta ahora manteníamos por encima de la media nacional.

2018-03-14T11:40:28+00:00enero 29th, 2018|Fecundación in vitro|